Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

La increíble historia del emprendedor chileno que empezó su negocio con 10 dólares

En el año 2015 tenía sólo 10 dólares en el bolsillo, se encontraba endeudado y no tenía nada para comer. Tres años más tarde ya era dueño de una empresa que contaba con 30 empleados y vendía más de 3.000 sándwiches diarios en las calles de Santiago de chile.

¿Cómo lo logró?

El protagonista de esta historia es Matías Leiva, un chileno que nació en La Ligua en 1982. A sus 17 años viajo a Santiago de Chile para formarse como cura. Luego de cuatros años en el seminario, decidió que eso no era lo que quería hacer con su vida. A los 21 años se vio obligado a buscar su sustento diario en diferentes empleos. Fue profesor, y trabajó en diferentes empresas de transporte por salarios que no superaban los $800 dólares al mes.

Debido a sus pocos ingresos y al mal manejo de sus finanzas, a los 33 años de edad se encontraba en la quiebra, pues tenía una deuda bancaria de más de $12 mil dólares.

era más de lo que su salario en una compañía de transporte le alcanzaba para pagar. Motivado por la misma desesperación, resolvió invertir los 6 mil pesos chilenos con los que contaba -cerca de 10 dólares en aquel entonces- en un negocio de emparedados. Literalmente, lo primero que se le ocurrió.

Salió a venderlos a la calle, venciendo su propia vergüenza. El primer día, vendió doce unidades. La experiencia le ayudó a tener una idea más clara del negocio que quería crear y el mercado al cual estaba dirigido. Así fue como surgió La Insolencia, la empresa de comida que actualmente vende más de dos mil sandwiches diarios.

Leiva encontró un nicho entre los transeúntes del centro de Santiago. Gente con prisa, hambrientos, con ganas de comer algo saludable y sabroso a un precio razonable. La idea de los uniformes, con los delantales y sombreros de cocinero, le dio el toque de image que ayudaría a su mercado a identificarlo.

Después de haber estado él mismo en una situación financiera comprometida, Matías adoptó la filosofía de dar trabajo y apoyo a personas en circunstancias de vulnerabilidad, como se puede apreciar en este reportaje que cuenta su historia. 

¿Qué sigue para Matías Leiva y el equipo de La Insolencia? Entre los planes a futuro de este osado emprendedor chileno está la venta en carritos que tengan forma de carruajes antiguos, la instalación de locales comerciales fijos, la expansión a otras ciudades de Chile y, finalmente, la incursión en mercados extranjeros.

El cielo es el límite para este exitoso emprendedor que comenzó con 10 dólares, toda una inspiración para emprender y trabajar para hacer tus sueños realidad.

Contáctenos

0 comments

Leave a comment

Want to express your opinion?
Leave a reply!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *